Asegura el futuro educativo de tus hijos

   Hoy en día, una buena educación es crucial para ser independientes, tener una vida estable, ganar más dinero, ser tratado con equidad, ganar confianza en sí mismo y colaborar con el desarrollo de tu comunidad.

 Aunado al hecho, de que fomenta la creación de nuevos conocimientos, enseñando competencias específicas, promoviendo los valores esenciales en la vida como lo son la libertad, la tolerancia y la dignidad.

 En sí, la educación es un pilar fundamental en la vida de todos. Por esta razón, los padres de familia desarrollan el hábito de ahorrar para asegurar la educación de sus hijos, puesto que no existe un mejor objetivo que presenciar su graduación, sabiendo que se enfrentarán al mundo preparados para ser exitosos.

   Con el aumento de precios, parece inalcanzable la educación privada, sobre todo cuando se trata de la universidad. Sin embargo, muchos padres adquieren préstamos para costear el gasto, pero cualquier imprevisto, termina afectando la posibilidad de que el estudiante pueda culminar su educación.

 La tasa de abandonos universitarios por incapacidad económica es del 70%. Dicho esto, es necesario asegurar la educación de los hijos, desde el ahorro, pues evita caer en grandes deudas que pongan en riesgo la tranquilidad familiar, mientras que garantiza el éxito del estudiante al poder completar su carrera profesional.

   Estadísticamente, sólo 1 alumno de cada 100 cuenta con un seguro que cubra su educación.

 Lo cual es una cifra alarmante, dado que los padres deben prever eventualidades o incluso su ausencia física. Por ende, un seguro educativo no es un gasto, sino una inversión a futuro que permite que sus hijos puedan asistir a la universidad, sin importar las circunstancias en las que se encuentren. Además, cancelar pequeñas cuotas con antelación, evitará que pagues grandes primas a corto plazo. Por otro lado, dichas cuotas generarán bonos e intereses por lo que, cualquier carrera profesional que tu hijo escoja, bien sea elegir una educación bilingüe en el extranjero o estudiar un master en su misma ciudad, podrá ser cubierta por el seguro en cuestión.

   Los expertos afirman que asegurar la educación de tus hijos, les brinda un abanico de posibilidades y herramientas para afrontar el mundo laboral mientras mantiene el nivel y calidad de vida en el hogar.

 Aún con antelación puedes destinar parte del ahorro para cancelar, no sólo la carrera universitaria, sino también diplomados, maestrías y cursos de especialización. Lo ideal, es planificar un monto fijo mensual, que no desestabilice el presupuesto familiar, pero que sea lo suficiente para que genere un buen rendimiento con el paso de los años.

 Para ello, es importante evaluar si te conviene comprar un seguro de educación o guardar el dinero en el banco, establece la relación entre el dinero que puedes disponer para ahorrar y cuál de las opciones te ofrece una mejor tasa de interés. Aunque si adquieres un seguro educativo, tienes la certeza de que el dinero solo será destinado a la educación de tus hijos, puesto a que la aseguradora sólo lo desembolsará a la institución donde se vaya a cursar la profesionalización.

   Por lo tanto, aprender a administrarnos como padres, valorar las ventajas del ahorro y sobre todo la importancia que tiene para el futuro de nuestra familia, es la mejor lección de vida que podemos enseñarle a los hijos. Sobre todo, cuando se trata de invertir en educación. Estudiar es lo que proporcionará las mejores herramientas a sus hijos para que sean exitosos en la vida, por sí mismos.

 Y comprender desde temprana edad, la relevancia de los estudios para su desarrollo, será la motivación necesaria para que culminen su carrera profesional en el futuro que tienen por delante. 

Deja un Comentario

A %d blogueros les gusta esto: