No le temas a rentar un auto

Al llegar las vacaciones se incrementan las ansias por viajar. Aún así, lo primero que haces es una lista de todos los detalles que debes cumplir para
disfrutar al máximo dicha experiencia.
Escoges el destino, reservas los boletos aéreos, el hotel para hospedarte, la cámara lista para grabar los mejores recuerdos, pero existe algo que cambiará drásticamente la experiencia de tu viaje y es nada más y nada menos que rentar un automóvil.

La mayor ventaja es tener la libertad de recorrer los lugares más recónditos de tu destino sin depender del transporte público, llegar a sitios donde no llegarías en autobús o a pie, llevar tu equipaje contigo sin cansarte y sin riesgo de extraviarlo.

Sin embargo, al decidir rentar un auto debemos tener en cuenta lo siguiente:

  •  Revisa previamente la página web de la arrendora de autos, de esta forma te aseguras de contar con la mejor opción de autos existente por alquilar, puedes inspeccionar la disponibilidad de modelos de autos, seleccionar el que mejor se adapte a tus necesidades, incluso evaluar la existencia de ofertas.
  • Si tienes programado un segundo conductor, ten presente que esto para muchas empresas  se considera un servicio adicional y por lo tanto un cobro más.
  • Dedícale tiempo a los tipos de seguros que te ofrecen: lee siempre el precio publicado, muchas veces no está incluido el costo del seguro y por lo general incluyen solamente la Responsabilidad Civil contra daños a terceros.
  • Atento a las coberturas que ofrecen por daños por colisión o la cobertura de daños por pérdida, con lo cual la compañía de alquiler se responsabiliza por los daños causados al auto alquilado.
  • Al momento de recibir el auto, verifica que se encuentre en perfecto estado, por lo general al mostrarte el auto te van indicando todo los componentes del mismo, pero asegúrate por ti mismo que todo lo que te digan este ahí, por ejemplo, la llanta de repuesto, herramientas, reproductor de radio o DVD, el nivel del combustible, si está limpio, si tienen algún raspón la carrocería o desperfecto. Si puedes, has un registro fotográfico del auto al momento de recibirlo.

Para finalizar, al momento de devolver el vehículo a la arrendadora, regresalo con el tanque lleno de combustible, así evitaras sorpresas por cargos adicionales.

Deja un Comentario

A %d blogueros les gusta esto: